Mis Miedos

Hoy amanecí con muchos miedos y quiero compartir con ustedes que hago cuando esto me sucede. El miedo es una emoción que todos sentimos alguna vez, es por eso que podemos decir:  “el miedo es una emoción normal”.

El miedo a veces nos protege y nos ayuda a sobrevivir, pero es importante distinguir cuando te protege y cuando es una emoción que te paraliza, convirtiéndose en un temor limitante.

Cuando tenemos ante nosotros un miedo limitante, nos cierra la posibilidad de expresarnos, de saber cuáles son nuestros sentimientos y hasta nos impide aceptarnos como somos. Solamente saliendo de nuestra zona de confort, descubriremos la magia y enfrentaremos los miedos que paralizan.

8x10makingdoves_small_by_meluseena-d72ye8j

EJERCICIO PARA ENFRENTAR NUESTROS MIEDOS

Siéntate en un sillón cómodo, en un lugar tranquilo. Cierra los ojos y coloca tu espalda en buena posición.

Respira y exhala varias veces. Inhala por la nariz, siente como tu cuerpo se llena de aire. Exhala por la boca, siente y escanea todo tu cuerpo de ser necesario, hasta encontrar la energía del miedo en tu cuerpo.

Observa el miedo en tu cuerpo, vamos a trabajar sobre ese miedo que estas sintiendo en estos momentos, ese miedo que no te ha permitido avanzar.

Déjalo que exista, que sea lo que es, quizás sientas incomodidad física, solo míralo, ahora estás listo para verlo a la cara, porque sabes que al otro lado esta no solamente lo que quieres, sino la versión más grande y segura de ti.

Sigue respirando profundamente hasta que te sientas muy tranquilo hasta que estés más  relajado. Una vez allí, con esa sensación coloca tus manos sobre el corazón y di las siguientes palabras:

“Tengo Miedo”. Es importante que nombres a tu miedo, para así distanciarlo de ti y poder mirarlo, puede ser cualquier cosa, inclusive darle un nombre, lo primero que te venga a la mente.

Una vez que observes el miedo frente a ti, deséale el bien y agradece que estuvo contigo para protegerte, porque esa era la razón por la cual existía dentro de ti, agradécele sus buenas intenciones. Ahora, míralo tal cual es, dile su nombre y dile: “Yo estoy bien, me siento seguro, ya no necesito de ti, agradezco de nuevo que estuvieras conmigo, ya te puedes ir”. Agradécele una vez más, todas las veces que sea necesario para ti, hasta que lo veas separarse, déjalo ir. Mira cómo se va, al dar media vuelta y comienza a caminar, se va lentamente y desaparece en la distancia. Permite que vaya libre hacia su Fuente.

Ahora imagina que tienes una luz dorada encima de ti, una luz radiante que baja y te cubre totalmente, bajando por todo tu cuerpo desde la cabeza hasta los pies, llenándote de energía de amor, paz y sobre todo de seguridad, mientras inhala y exhala, llenando el espacio donde estaba el miedo.

Finalmente abre los ojos y permite sentir tu cuerpo lleno de luz por dentro y por fuera en todo tu alrededor, antes de pararte das las gracias a todos los seres y ángeles que te acompañaron en esta meditación, que te guían en tu camino, en un Sendero de Luz cada día…

Importante: Cuando sientas miedo, no lo evites, simplemente siéntelo, obsérvalo, entiéndelo y después déjalo ir. Ellos son parte de ti, no seas duro contigo, agradece, entiende y sigue adelante. Todo lo que deseas esta al otro lado del miedo.

Un abrazo de Luz y Amor para ti …

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s